La importancia de contar con un protocolo para investigaciones internas, desde un enfoque preventivo basado en la detección de hechos con apariencia de delito, permite le gestión de riesgos legales, económicos y reputacionales.