Las nuevas cajas tipo self-checkout representan cada año un mayor porcentaje del total de cajas en tiendas de autoservicio. 

Esto conlleva importantes desafíos para el sensoreo antirrobo en un México donde el robo hormiga está cada vez más organizado ya que los sensores re-utilizables tipo tags de ropa/botella, arañas, acrílicos para pilas y rastrillos… cada día serán menos compatibles con el self check-out. 

En esta conferencia vamos a presentar alternativas para que las áreas de protección de activos puedan afrontar eficazmente el gran reto que representa el cambio a cajas de self checkout.