Ante las tasas de pérdidas , los minoristas han adoptado la protección de productos a través del endurecimiento de objetivos, donde los «objetivos», o productos, se vuelven más difíciles de robar o menos atractivos para los ladrones.